BORRACHOS NO VALE

miércoles, 15 de mayo de 2013

LA MONJITA DESPISTADA


Una monja, en necesidad de usar un sanitario, entra en un publico.
El local es bullicioso, con música alta y conversaciones de los parroquianos.
Por momentos las luces se apagan y el local entra en un frenesí de gritos.
Sin embargo cuando los clientes vieron a la monja, el salón quedó en un silencio congelante.
La monja se dirige al cantinero y pregunta:
"¿Podría utilizar su servicio higiénico?"

El cantinero le responde:
"O.K. Pero deseo advertirle que allí hay una estatua de un hombre desnudo, cubierto solo con una hoja de parra, cuyo miembro viril parece muy real..."

"Bueno, en ese caso miraré para otro lado", dice la monja.

Dicho eso, el cantinero le indica donde se encuentra el baño

Después de algunos minutos, regresa la monja y recibe un muy caluroso aplauso.
Ella dirigiéndose al cantinero le dice:
- No entiendo, ¿por qué me aplauden si solo fui al servicio?
- Bueno, bueno... Ellos saben que ahora usted es una de los nuestros !... ¿Le ofrezco un trago?
- No, Gracias !... pero aun no logro comprender... -dice perpleja.
Riéndose el cantinero responde:
- Hermana, cada vez que alguien levanta la hoja de parra, se apagan todas las luces...
-         vamos, tómese el trago.